Biografía

 

 

Carlos de France es Escorpión y nace una fría mañana de 1961 en Madrid.

 

Su adolescencia, marcada por los estudios, algún internado, veraneos en Francia… exteriormente no presagiaba nada de lo que se avecinaba, pero cierta rebeldía iba formándose en su cabeza.

 

Hasta que el verano de 1980 volvió entusiasmado de un viaje a N.Y. y le entraron las prisas por tocar en el grupo de unos amiguetes. Ni corto ni perezoso cambió su moto por un bajo. Aquello no llegó a nada, pero Carlos aprendió a tocar muy bien.

 

A finales del 81 entró a formar parte de Mecano, que ensayaba entonces su primera gira. Tras unos meses, Carlos se fue por desavenencias musicales sin llegar a estrenarse en público con ellos. En esos momentos Madrid estaba ya en el apogeo de su movida: las maquetas eran el pan nuestro de cada día, las letras de las canciones eran tan atrevidas que hoy en día ni se grabarían, en la televisión había programas de música, se compraban singles, todavía llegaban con retraso algunos discos del extranjero, el país estaba plagado de pequeñas discográficas independientes, se tocaba y se cantaba mucho, bien o mal es ya otra historia.

 

 Carlos de France decidió, como muchos otros, montar su propio grupo. Entonces ensayaba en unos locales donde casi todos los grupos del momento compartían garito en turnos de mañana y tarde.  Consiguió reunir a seis músicos y una miss Madrid como cantante y, con el nombre de Verdugos infieles, se presentaron al concurso Rock Villa de Madrid quedando los penúltimos. Dos de los músicos deciden abandonar el grupo y los cuatro restantes cambian de cantante y de nombre. Nace Objetivo Birmania. Se dedican a ensayar, a componer y a tocar en pequeñas salas. Graban en una discográfica independiente sus dos primeros singles.

 

 

 

1983 estuvo plagado de acontecimientos: el grupo empezó a sonar en Radio3 y a consolidarse con un estilo funky-pop muy claro y fresco; se incorporan las Birmettes; firmaron con la discográfica Wea (ahora Warner) y volvieron a cambiar a la cantante. A partir de aquí todo se acelera: graban dos álbumes, dan conciertos en directo en la televisión, protagonizan películas, y consiguen récord de permanencia en la radio para canciones como Desidia o Baila para mí. Compartieron muchas veces escenario y ‘correrías’ con Hombres G.  Paralelamente a toda esta vorágine, Carlos se licencia en Derecho en 1987. Ese mismo año el grupo se disuelve por diferencias personales, artísticas y porque, como dice Carlos, ‘nunca hubo un líder claro’. Carlos de France compró el nombre a sus ex compañeros dispuesto a intentarlo de nuevo con otra compañía de discos, pero Wea no le da la carta de libertad. Durante ese periodo, aparentemente estéril, trabajó como camarero por las noches y de día seguía componiendo en una minúscula habitación, siempre con cascos para que no le oyeran sus vecinos, y con el sueño de comprarse, algún día, un piano de cola para componer. En su cajón sabía que tenía un hit: Los amigos de mis amigas son mis amigos, solo era cuestión de tiempo… y paciencia.

 

 En 1988 por fin consigue la carta de libertad y empieza a poner la maquinaria en marcha para volver a formar Objetivo Birmania. Se compró un piano de pared y de segunda mano, ya llegaría…

 

 1989 es el año de los proyectos ilusionantes: Objetivo Birmania renace, con otros componentes pero siguiendo la misma estructura anterior. CBS (hoy Sony) publica Los amigos de mis amigas son mis amigos, que rápidamente se convierte en número 1. Sus canciones, claramente pop y ya sin ninguna reminiscencia funk, seguían teniendo melodías pegadizas y letras con sentido del humor, tan característico en él. Ese mismo año le golpea duramente la muerte de su abuela a la que tanto quería, y quien siempre recordaría con un cariño especial.

 

 En 1990 CBS publica Los hombres no ligan y presiona al grupo para que se presenten a Eurovisión. El grupo se niega y no cede y esto sienta muy mal a la compañía. Comienza la crisis de los 90 que afecta en todos los sentidos a Objetivo Birmania hasta que deciden disolverse. En 1991 se despiden sin tirarse los trastos a la cabeza y lo hacen como mejor saben: rodando un vídeo (sin ayuda de la compañía) que envían a todas las emisoras y subiéndose juntos a un escenario, por última vez, una inolvidable Nochevieja sevillana.

 

Carlos de France ya se había convertido en un compositor reconocido: dos singles, cuatro álbumes publicados, una banda sonora, éxitos para otros artistas como Marta Sánchez, Cómplices, Amistades Peligrosas o Azúcar Moreno y, en el cajón un montón de temas esperando. En 1992 sigue moviéndose haciendo gira como bajista con Amistades Peligrosas. 

 

 

 

En 1995 monta su estudio en Toledo y empieza una nueva aventura musical. Conoció al que sería su amigo Juan Antonio Canta con quien hizo muchos temas, probó con música para publicidad, produjo para otros artistas y colaboró como bajista en discos como los de Jarabe de Palo.

 

 

 

Pero España le ahoga y a finales de 1996 vende todas sus cosas y se marcha a Miami a ‘hacer las Américas’ como productor y compositor. En EE.UU.vive su sueño americano, produce a una artista norteamericana y alucina con los presupuestos, el respeto por la música en general y el reconocimiento al trabajo bien hecho. Forma otro grupo musical (sin entrar en él) para el que produce y compone un disco, Vertigogo, un dúo picante, y compone y produce un disco para ellos.  No todo eran maravillas: le comunican desde España que ha muerto su gran amigo Juan Antonio Canta, se separa de su novia de toda la vida y le operan a vida o muerte de una enfermedad intestinal, lo que motiva la catarsis: basta de componer para los demás, quiero cantar mis propias canciones. Así, como cualquier principiante, empieza a cantar con su guitarra en reuniones y fiestas de amigos.

 

 Un buen día de 2001 “decidí volver porque quería curtirme en los escenarios de Madrid y aprender a cantar y triunfar desde abajo”. Fueron años llenos de altibajos e inseguridades. A pesar de que llegó arruinado y malvivía de sus pequeños bolos, tenía mucha ilusión y actuaba todas las semanas. Su primer concierto en solitario fue en El Rincón del Arte Nuevo. Le dijo al dueño: “Dame el peor día, que te lo lleno”. Y así fue.

 

En 2004 reúne suficiente dinero para hacerse su propio disco: Vivo al revés. Su hermano Fernando desempeña un papel fundamental ayudándole en la producción y grabación del disco que más tarde terminaría el productor Joe Dworniak. A pesar de tener el apoyo de una compañía independiente, V2, este CD con 14 temas pasó desapercibido como tantos otros buenos trabajos. Quizá la compañía de discos no trabajó todo lo que tenía que haber trabajado, quizá nadie apostaba por un buen pop de calidad y maduro, quizá, quizá, quizá. Quizá este no era su país.

 

 Carlos de France seguía haciendo bolos que él mismo se buscaba donde el dinero de una noche de trabajo alcanza para cenar, un par de copas y un taxi de vuelta. No le compensaba. Pero sus directos se perfilaron y perfeccionaron hasta convertirse en citas ineludibles. Conciertos llenos de humor agudo, derrotista y optimista al mismo tiempo, cómico elegante, su madurez musical estaba en su apogeo.

 

 En 2006 vive un flechazo con Berlín y al mes vuelve para quedarse, harto de “la España burbujista donde sólo importan los centros comerciales, los pisos y los BMW”. ¡Y por fin se compra su piano de cola!

 

 Mientras termina de dar forma a su segundo disco, sigue componiendo para otros artistas como Mónica Molina, investiga nuevos caminos y se embarca en una aventura con una ONG en África (pasando temporadas allí en 2009 y 2010).

 

Él dice que es una mezcla de vago y obseso de la calidad, que muchos artistas lo son. Así que con la ilusión de una nueva ciudad, de un buen piano y de tranquilidad empezó a pensar en su segundo disco en solitario: Debe ser esto la felicidad.

 


Este disco es el disco más largo de mi vida. No, perdón, es el que he tardado más tiempo en grabar. Creo que llevo seis años haciéndolo y pensando en él.” “Empecé con Joe Dworniak, productor de mi anterior disco Vivo al revés, grabando en Cornwall, pero yo no tenía muy clara la dirección que le quería dar. Así que lo paré. Corría entonces 2005. Luego, durante largas temporadas me olvidaba de él, lo abandonaba a su suerte...”

 

Inconformista, irónico,  amante de los pianos y gran compositor pop sigue en su lucha particular contra los vientos y las mareas, y con calma y sabiduría va buscando las corrientes que le lleven a buen puerto. Este último disco recién publicado se ha grabado en Cornwall, Buenos Aires y Berlín y es el reflejo de muchos años de amor por la música. Esperemos que tenga el reconocimiento que merece.

 

 Para quienes quieran conocerle más de cerca pueden seguirle en su blog carlosdefrance.blogspot.com

CONCIERTOS OFFLINE

AÚN NO HAY ENTRADAS
A LA VENTA

TIENDA ONLINE

AÚN NO HAY MERCHANDISING
A LA VENTA

SETLIST

Reportar abuso

Índica la causa

 


Autor


Madrid (España)


Noisse Off Unplugged


28-11-2012/17:00

 

INFO - CANCIONES - ENTRADAS - MERCHANDISING - COMPARTIR - RELACIONADOS - REPORTAR ABUSO
352
0
0
 
  • BARTON

    BARTON 29-11-2012 12:34

    Ha sido muy gratificante tu entrevista. Algún día me gustaría conocerte e intercambiar impresiones. Te deseo lo mejor
  • plisplas

    plisplas 28-11-2012 17:40

    HASTA LUEGO! ;)
  • eimpar

    eimpar 28-11-2012 17:39

    hasta luego plisplas
  • eimpar

    eimpar 28-11-2012 17:39

    gracias
  • plisplas

    plisplas 28-11-2012 17:39

    gracias Carlos!! enhorabuena!!
  • plisplas

    plisplas 28-11-2012 17:38

    guay
  • eimpar

    eimpar 28-11-2012 17:38

    si
COMPARTE